viernes, 30 de enero de 2009

Pues como siempre


Han pasados días y meses. Y muchas cosas han cambiado, menos mal.
Ya no está él, ni otro, ni otro. Ahora estoy yo. Otra vez yo misma, sola.

-¿Que si estoy bien? Sí, gracias.
- ¿Y no hay novios a la vista? - me pregunta mi tía.
- Pues como siempre, de momento no.
- ...
- No me mires con esa cara. No sé si es mi culpa o la de ellos. - y las dos levantamos los hombros.

Así de simple.

5 comentarios:

Maldita inocencia dijo...

Ni falta que te hace.

Tú sigue ahí, contigo.

Besos

Belén dijo...

Bueno, las culpas para qué?

Besicos

Shan dijo...

Y yo me pregunto, si estás bien de verdad, ¿para qué quieres novios? ¿para encajar en el anuncio del monovolumen? Aunque es cierto que a mí también me pasa, a veces es difícil escapar de las preguntas de abuelas, tías y similares... ;-)

Un besazo!

Pablete dijo...

Ni caso cielo, que los novios somos muy pesaos....mientras tu estés bien, sigue como estás. Ya llegará EL....

Un besote fuerte...

Un hombre libre dijo...

Mejor sola que mal acompañada, aunque a ratitos... te animas?